Ante la grave situación del hospital La Misericordia y lo que ello representa para la comunidad de Calarcá y el Quindío, el gobernador Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas en nombre de la administración, dio a conocer la posición sobre el particular ante la opinión pública, indicando que:La problemática está generada en la situación presupuestal y los efectos administrativos de una deficiente gestión gerencial. Una muestra de ello es que el presupuesto para la vigencia 2021 es de aproximadamente 17.400 millones de pesos y para el cuarto mes de este año, ya había sido comprometido el 74%, violando con ello los principios de planificación y las normas presupuestales que rigen para este caso.                                                                                                      Debo decir que la junta directiva que presido desde el momento en que evidenció esta situación, de manera reiterada le ha solicitado a la gerencia un plan de contingencia para hacer frente a la problemática y evitar que ello conlleve a que el hospital baje de complejidad. Ante ello, la gerencia no ha entregado respuestas de fondo, solo informes parciales que en nada atienden la realidad que enfrentamos y menos plantea soluciones a la problemática enunciada.                                                                                        Pese a lo anterior, el gobierno departamental ha liderado acciones en la búsqueda de soluciones al tema. De manera específica hemos promovido mesas de trabajo con las EPS para la recuperación de cartera y alertado sobre la atención de la cartera envejecida; lo anterior con el acompañamiento de la Superintendencia de Salud, Defensoría del Pueblo y Procuraduría.                                                                               Lo anterior demuestra que nuestra posición ha sido la de trabajar de manera proactiva con todos los actores comprometidos en favor del hospital y en este proceso hemos contado con el apoyo de la junta directiva, el sindicato, la revisora fiscal, la jefatura de Control Interno y empleados, que han sido invitados a las reuniones de junta y conocido de fondo la realidad.                                                                         De la misma manera hemos corrido traslado a la Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría, de los informes dados a conocer por la revisoría fiscal y la oficina de Control Interno, donde se alerta sobre presuntas irregularidades en el proceso de contratación y la compra de insumos, entre otros.                       Las mismas presuntas irregularidades le serán notificadas este jueves 29 de julio a la Superintendencia de Salud en la reunión a las 9:00 a.m. con el superintendente, durante el encuentro que tendremos con el organismo rector de la salud en Colombia.                                                                                Hemos querido hacer dichas denuncias a través de los conductos regulares y hoy lo hacemos público, ante la desinformación y tergiversación que se viene haciendo de la realidad, en torno a la crisis del hospital La Misericordia a través de redes sociales e informaciones llegadas a medios de comunicación.                                                                            Finalmente le aseguró a los calarqueños y quindianos en general, que mi compromiso, como lo he dicho desde mi campaña y hoy el de la administración departamental, es y será el de apoyar y buscar soluciones prontas y efectivas a la situación de La Misericordia, siempre y cuando se den las condiciones por parte de la gerencia del organismo. Lo único cierto es que no alcahuetearé más despilfarro y malas actuaciones.  

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here