Tras casi cuatro meses de recuperación, en los cuales pasó por varias cirugías y un proceso de rehabilitación, esta águila que hace parte de una especie en peligro de extinción, fue devuelta a la libertad por la CARDER y el CRARSI.

Pereira, 2 de marzo de 2021. El pasado 12 de noviembre un campesino de la parte alta de La Florida (Pereira), dio aviso sobre un ave tirada en un guadual gravemente herida. Un veterinario del Hogar de Paso auspiciado por la CARDER la recogió para dar inicio a su proceso de recuperación.

Se trataba de un águila real de montaña que estaba a punto de morir. “Encontramos que tenía fractura de tibia y tenía peritonitis, entre otras cosas. La llevamos a nuestro centro y a la clínica del Bioparque Ukumarí que son nuestros aliados, y con el equipo médico de Ukumarí se hicieron todos los procedimientos para salvarla. Posterior a eso iniciamos un proceso de rehabilitación”, manifestó Alex Ospina, director del Centro de Rehabilitación de Aves Rapaces San Isidro (CRARSI).

Tras casi cuatro meses el águila fue devuelta a su hábitat. Antes de soltarla para que emprendiera su vuelo de regreso a la libertad, funcionarios de la CARDER, el CRARSI y la Fundación Águilas de los Andes, caminaron montaña arriba desde La Florida hasta llegar a zona de reserva forestal en la vereda La María, en Santa Rosa de Cabal.

“Hoy nos llenamos de gozo en este trabajo desarrollado en conjunto con todas estas organizaciones, para que con este proceso de liberación podamos reintegrarla a su hábitat y que pueda cumplir su fin en la naturaleza”, expresó la directora general (e) de la CARDER, Tatiana Margarita Martínez Díaz Granados.

Esta es el ave rapaz insignia de Risaralda, el águila real de montaña, la cual se encuentra en peligro de extinción, por lo cual el deseo de todas la entidades que trabajaron en este proceso de recuperación y liberación, esperan que vuele alto y contribuya a la preservación de la especie.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here