Por Ivan Naranjo
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de
Diario Noticias Dos Puntos
Por Ivan Naranjo
Por Ivan Naranjo

La República Unitaria que promulga el artículo 1 de la Constitución Política de Colombia está en etapa terminal, ¡pero ella no lo sabe! Los colombianos padecemos todos los días los temas del país como cuando Jesucristo caminaba al Gólgota: distintos azotes nos flagelan; corrupción, desatención, ineficiencia, impuestos altos, falta de control del territorio y lo peor es que sentimos como un fantasma al verdugo que nos martiriza. La patria, como una nazarena, sigue clavada al madero del centralismo, presenciando en sus estertores cómo se juegan sus harapos los extremos políticos convencidos de que la condenada todavía puede dar más. Solo los hombres de poca fe piensan que es imposible una resurrección porque no se dan cuenta de que todas esas últimas convulsiones de la patria no son más que el aviso del nacimiento de un nuevo país. Colombia siente achaques cada vez más agudos, le duelen muchas cosas al tiempo y ya pocos remedios la alivian. Hace poco, un señor que se las daba de médico, pero que en verdad era un mal brujo, le trajo un menjurje que de seguro le curaría todas las dolencias: un Farcjarabe con nitratado de paz, y unas pastillas de JEP que le sirven de purgante para todos los parásitos que se revuelcan entre sí entre sus muy obstruidas tripas. Sintió la paciente una mejoría engañosa y las dolencias volvieron y todo parece indicar que más fortalecidas después de asimilar con todo éxito el antídoto falso del chaman aquel. Nuestra nación sufre de la ‘ENFERMEDAD CENTRALISTA” y esta no es asintomática. Con solo observar al paciente se nota que padece de “gasto público muy elevado” que provoca en la población “adicciones” condenando al presupuesto al sobregiro eterno. Sufre también de “envejecimiento prematuro” que disminuye el número de personas que trabajan y aumenta las responsabilidades con ancianos y jubilados. Las fiebres del levantamiento social inconforme son acompañadas de una falta de confianza de las instituciones del estado actual. Escuchar a gobernadores y alcaldes quejarse sobre la ineficiente burocracia bogotana es una sentencia casi de muerte para un sistema que no es capaz de reaccionar con prontitud y agilidad a los retos del siglo XXI. Pero, como los males no les llegan solos ni al centralismo ni a nadie, factores externos le agravan su condición convaleciente: la cuarta revolución industrial y la pandemia de la covid-19. La tecnología y sus desarrollos, la interconexión social global en tiempo real, los algoritmos que permiten descubrir y hasta anticipar los gustos y opiniones de cada ciudadano y la inteligencia artificial que aportará infinita capacidad en seguridad y prevención ciudadana son algunas de la cualidades que la revolución industrial traerá para el bienestar y prosperidad de la humanidad. ¿Cómo se ven los estados ante tanta novedad? Breve: organismos de la edad de piedra. La covid-19 no solo llegó para transformar la cotidianidad. Llegó también como catalizador de cambios en la sociedad. Procesos que se hubieren tomado más tiempo, se verán empujados por las consecuencias económicas y sociales. Determinaciones como las del confinamiento obligatorio no habrían sido aplicadas en el 100 % de los territorios si los gobernantes locales hubieran tenido la libertad de aplicarla según sus realidades. Todo lo anterior nos lleva a un diagnóstico certero de la maltrecha paciente. La nueva Colombia nace de una república liderada desde las regiones, moderna, con profunda autonomía administrativa y financiera, empoderada de su territorio y con una ciudadanía identificada por su idiosincrasia, utilizando la tecnología como parte fundamental de la atención al ciudadano, comprometida con toda su capacidad de trabajo al dejar que cada provincia y/o estado desarrolle, como crea pertinente, todo su potencial. Esta fórmula puede ser la medicina que le dé a Colombia la verdadera salud como nación, entendiendo esta como el desarrollo social pleno, garante de la paz entre todos los asociados y cumpliendo, más allá de cualquier expectativa, los anhelos y sueños de todos los colombianos. IVAN NARANJO SALAZAR Naranjoivan@me.com

The gallery group Norma is no data available , Please add images or videos to Norma

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here