“La contingencia por la pandemia del Covid-19 ha golpeado fuertemente las empresas en el
mundo y por supuesto Colombia no es la excepción. La contingencia ha golpeado
fuertemente las empresas en, este es un llamado desesperado de los empresarios para tratar
de no cerrar sus negocios y dejar miles de personas desempleadas, por eso piden disminuir
los salarios en un 30%”.
Con este llamado, el empresario risaraldense Michel Kafruni habla de la situación que
atraviesa el sector empresarial. Dice que esta contingencia fue el empujón que faltaba para el
colapso de la mayoría, “porque en nuestro país las empresas multinacionales son muy pocas,
la mayoría son pequeñas y medianas empresas, además que la mitad de la población vive de
la informalidad en todos los estratos”, dice.
Salió a flote la crisis de todo el sector empresarial después de un mes de cuarentena, muchas
empresas han cerrado y despedido a todos sus empleados, las pocas que aún están pagando
sus obligaciones, están pidiendo solidaridad y salvavidas al Estado, pero la única ayuda que
les ofrecen son créditos para seguir enriqueciendo la banca nacional y empobreciendo las
empresas, considera Kafruni.
Por eso dice que no se puede empezar de nuevo debiendo cantidades importantes de dinero
para pagar empleados que no están trabajando con el cierre de sus establecimientos, además
de los pagos de arriendos, administraciones, servicios públicos, proveedores, entre otros. “El
señor Arturo Calle, uno de los grandes empresarios del país, pidió al Gobierno nacional
suspender los cobros de impuestos, porque manifestó que en su situación o paga empleados
o paga impuestos. Sin respuesta del Gobierno me imagino cuál va a ser el resultado”, señala
el Director de MK Team 24/7.
Considera que es hora de que las leyes laborales sean más flexibles y dice que se requieren
más sistemas de contratación en el que se puedan llegar a acuerdos entre el empleador y el
empleado. “Uno de estos puede ser el pago por hora de trabajo, disminución de sueldos de
acuerdo con la capacidad de cada empresa o pequeño negocio. No es posible para una

empresa pequeña pagar lo mismo que paga una empresa grande”.
También señala que otra posible solución es que se puedan pactar los pagos de prestaciones
sociales, “es decir, que se pueda pagar un salario integral de común acuerdo y que pueda ser
inferior a los 10 salarios mínimos legales vigentes. Este proceso implicaría también reducción
de impuestos, arriendos, canasta familiar, servicios públicos, el comercio en general debe
disminuir los precios”.
Lo que sí es claro, según Michel Kafruni, es que no se pueden dejar morir las empresas, pues
las consecuencias serían un aumento desmesurado del desempleo. “No ha empezado la crisis
real, en pocos meses nos daremos cuenta del problema en que nos encontramos realmente,
la recuperación puede tardar más de una década. Las leyes solo favorecen al empleado, el
empresario tiene todas las de perder, si en este momento no se unen el Gobierno,
empresarios y empleados las empresas tendrán que declararse en insolvencia económica y
esto sería una catástrofe nacional”, agregó el empresario pereirano.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here